Terceros sonidos II: A Different Kind Of Tension – Buzzcocks

IMG_3041Buzzcocks – A Different Kind Of Tension/Parts 1-3; IRS, 1979

Años atrás, en una de esas charlas de bar, se debatía si la mejor banda de punk eran los Ramones (zzz) o The Clash. Cuando me tocó intervenir dije un desparpajado “Buzzcocks” y me gané muchos reproches.

Esa respuesta surgió de haber oído el Singles Going Steady repetidamente. Suelo oír géneros en tandas de semanas de cosas similares y la forma en que conozco bandas nuevas es buscar más del mismo género – en su momento la radio de recomendaciones de last.fm era maravillosa para este propósito y gracias a ella llegué a los de Bolton. Sin embargo, no pasé más allá de esa gloriosa recopilación durante meses hasta una tarde-noche de lluvia en casa de un amigo, donde habíamos llegado luego de un ensayo de banda. Alguien cometió el error de pedirme que eligiera el siguiente álbum para oír y encontré el que trato hoy. Me di cuenta que, por más que Singles Going Steady se acercara a la perfección punk (lo cual es poco punk), debía oír aunque fuera los álbumes de la formación original de Buzzcocks.

Un par de años más adelante fui a un mercado de pulgas a vender algunos cds que ya no oía. No regresé a casa con el dinero completo porque ahí mismo encontré este álbum. No voy a mentir diciendo que me acompaña desde entonces y es de cabecera y que no pasa semana sin oírlo, pero le tomé mucho aprecio en 2014, cuando junto a mi esposa decidimos ir al Riot Fest de Chicago, en el que iban a estar los Buzzcocks. Íbamos a ver principalmente a The National y lo demás que pudiéramos ver en ese día estaba bien, así que repasé las bandas que iban a estar en escena ese día para decidir qué intentaría ver según horarios. En esos repasos puse el A Different Kind of Tension un día que esperaba un bus a mi casa que nunca pasó. You Say You Don’t Love Me me voló la peluca.

No, no los vi en Chicago. Tocaban a las 2 de la tarde y The National a las 10. No iba a estar 8 horas en un festival cuando era mi segundo día en una ciudad que no conocía y que quería conocer desde hacía 20 años. Qué le vamos a hacer.

Terceros sonidos I: Les Luthiers – Vol. 3

FullSizeRender 2Les Luthiers – Vol. 3; Trova, 1973

Mi Tercer Disco más antiguo es el Vol. 3 de Les Luthiers y es el único vinilo de la tanda en físico. Este prensaje fue hecho por la planta de Philips que quedaba en Venecia – el barrio – en 1980. De ellos tengo los tres primeros álbumes (Sonamos pese a todo en casete y Cantata Laxatón en vinilo) y son de los primeros recuerdos musicales que tengo: los ñoñazos de mis padres me los presentaron en mi infancia.

Este álbum llegó a mí a principios de 2006; en ese entonces estaba aprendiendo portugués en la universidad y en medio de uno de los primeros proyectos musicales que tuve; gracias a las clases de portugués estaba oyendo mucha bossa nova y uno de los guitarristas de mi banda de entonces me pasó la Bossa Nostra, reímos como idiotas y poco después lo encontré en una de esas librerías de segunda mano del Chapinero viejo a dos mil pesos porque así pasa cuando uno se obsesiona pendejamente con la música.

La Bossa Nostra, el corte que me trajo a este álbum, me parece que resume el espíritu del mismo: juegos de palabras que parecen obvios pero no, la imposible variedad de géneros y los instrumentos creados por ellos haciendo juego para crear comedia enorme. Realmente creo que si de este disco algo ha marcado mi vida es esa obsesión con hacer juegos de palabras, chistes con referencias idiotas/complicadas y el tratar de llevar el lenguaje a los límites.

Una cosa que me ha pasado con el tiempo es que se me ha hecho difícil oír los álbumes “de estudio” de Les Luthiers completos; (me) es más fácil digerir los shows en vivo, incluso fragmentados en sketches que quiera ver en un momento; hice el esfuerzo de pasar este disco completo para este proyecto y en estos momentos siento un poco de embote. ¿Será la hora? ¿No es recomendable tanta surrealidad y tanto eclecticismo musicopoético (!) después de cenar?

Una recopilación de terceros álbumes

Hace unos días, mientras manejaba, pensaba en el Alligator de The National y cómo no se le da el amor que merece (cómo no le doy el amor que se merece). Me di cuenta que, como tercer álbum, normalmente se le clasifica como un disco de “periodo intermedio” y por ello se le pasa por alto a veces. Pero no todos los terceros álbumes son de “periodo intermedio”, no todas las carreras llegan tan lejos (y no todas las bandas hacen menos de 8 discos como para que se les considere periodo intermedio al tercero y cuarto), así que me puse a pensar en terceros álbumes. Sin mayor reflexión recordé otros grandes terceros álbumes tales como The Great Eastern de The Delgados (mi disco favorito en la historia), This Is Our Music de Galaxie 500 y Pygmalion de Slowdive (al que retomaré más adelante).

Al llegar a casa revisé por encima mi colección de discos y empecé a sacar terceros álbumes  para hacer una sesión de “oigamos esto durante todo un día y comentemos cada disco en twitter”. Solo oí el This Is Our Music al día siguiente con comentarios flojos en twitter mientras me tomaba un descanso del trabajo. Era una buena idea pero los comentarios se perdían y hacer el plan mientras trabajaba era bastante contraproducente: o disfrutaba los discos o hacía algo laboral. Hablé con mi esposa sobre la idea y ella me animó a abrir un blog sobre esta “Biblioteca de terceros discos” que estaba recopilando – más estructurado, libre de los límites de frases de 140 caracteres.

El mes pasado, el día del último cumpleaños de David Bowie, tuve la primera “reunión de banda” de mi nuevo proyecto musical. Aún no tenemos nombre (aunque ya he pensado uno que puede funcionar). como he estado pensando bastante en ideas y texturas sonoras, así como en covers que podríamos montar para llegar al punto donde podamos tener nuestro propio lenguaje a partir de nuestras influencias (bla bla bla), empecé a tararear Crazy For You de Slowdive, una canción hermosa con una textura de guitarra que me encanta y… sorpresa: proviene de un tercer álbum. Pocos días después sucedió el episodio donde pensé en el Alligator y aquí estamos.

Empezaré con discos que tenga en cd, casete o vinilo, en orden cronológico (parece que empezaría con el War de U2). Una vez haya terminado, seguiré con los discos en digital. Toda sugerencia es bienvenida.